PINTURA AL ÓLEO la web original de Miguel Fernández
  Pintura al óleo posibilidades técnicas
 

Pintura al óleo posibilidades técnicas
Miquel Antonio Fernández Fernández
 
 
 
 
 
 
    En este artículo se realiza una recopilación de técnicas de pintura al óleo que el artista puede utilizar. Se excluyen las técnicas mixtas en las que intervienen otros procedimientos. Se obvia el proceso de dibujo en el soporte y del barnizado, ya que sería muy repetitivo incluirlo en cada técnica.
 
 
 
Pintura en una sola capa empleando óleo puro
 

    Es una técnica de pintura directa o «alla prima» en la que la obra se resuelve en una sola capa. La característica técnica es que la capa pictórica no se diluye con ningún tipo de disolvente. No existen problemas de capas grasas o magras, ya que sólo hay una, reduciéndose bastante el riesgo de agrietamiento. Esta técnica requiere del artista mucha seguridad en la aplicación de la forma y el color, puesto que el cuadro va a quedar terminado en una sesión.
 
1.   La pintura al óleo se aplicará tal como sale del tubo, sin disolver con trementina, aguarrás mineral, disolvente sin olor, medios, aceites, secativos, etc. La aplicación de la pintura tal como sale del tubo es el estado ideal en el que se encuentran desleídos los pigmentos y la forma más permanente de pintura al óleo. Si el óleo tiene exceso de aceite, se eliminará este colocándolo previamente en un cartón absorbente.
 
2.   Para aplicar capas finas se utilizarán pinceles suaves —como los de meloncillo o su imitación—. En el caso de desear capas espesas se realizarán con pinceles de cerdas irregulares. Usted debe adaptar los recursos y posibilidades a la aplicación de la pintura al óleo sin diluir.
 
 
3.   Para los arrepentimientos —zonas de las que no quedamos satisfechos— eliminar la pintura fresca quitándola con una espátula y limpiar la zona con un trapo impregnado en trementina. Antes de pintar de nuevo esperar que la trementina se evapore.

4. Los cuadros de gran tamaño se resuelven dividiendo la obra en varias zonas o tareas. Cada una de las zonas debe quedar completamente terminada.
 
 
Pintura por capas empleando óleo puro

El artista utiliza el óleo puro, sin disolver, con la diferencia de que aplicará varias capas o cubrirá zonas determinada cuando la capa anterior esté seca al tacto. El concepto de «varias capas» es relativo, si se dice que se van a emplear tres capas, no se quiere expresar exactamente que la superficie total de la obra se tenga que cubrir con cada una de ellas. Los artistas pintan y no están pendientes de las capas o al final no llevan la cuenta. Una zona puede tener más capas y otra sólo una.

A la hora de pintar el artista puede aplicar pinceladas, en vez de capas o zonas, que se pueden ir superponiendo sobre otras frescas o secas.
 
 
Pintura en una sola capa empleando óleo «impuro»

Es una variante de la pintura directa o «alla prima» con la diferencia de que aplicamos disolventes y medios para manipular la capa. Podemos diluir bastante la pintura o empastarla, con todas sus variantes intermedias. Para muchos artistas resulta difícil o está poco acostumbrado a la técnica «pura», por lo que le resulta imprescindible alterar la capa de pintura al óleo.
 
1.   Para aplicar la pintura diluida o muy diluida mezclarla con un medio. Al ser una pintura de una sola capa lo importante del medio a emplear es que no amarillee, no siendo fundamental el tiempo de secado, ya que cuando se termine el cuadro no se seguirá pintando. Se pueden seleccionar los medios clásicos de aceite y trementina, los medios de aceite, resinas y disolvente o los modernos medios alquídicos.
 
2.      En el caso de aplicar la pintura muy espesa se puede utilizar tal como viene en el tubo o mezclándola con una «pasta para pintar». Esta pasta aumenta su volumen pero hace algo más fluido el color.
 
 
Pintura por capas empleando esencia de trementina

Es la técnica más habitual y una de las más seguras según la literatura técnica.
 
1.   Se realiza una primera capa o manchado. Esta capa pretende cubrir rápidamente el blanco del lienzo. En muchos casos el artista no se toma el manchado como un simple relleno, sino que es parte estética de la obra y se realiza como elemento fundamental. El manchado se realiza disolviendo el óleo con esencia de trementina, aguarrás mineral o disolvente sin olor. Se pueden realizar varios manchados unos encima de otros, teniendo la precaución de que la pintura se use menos rebajada en trementina. Siempre será más adecuado disolver el óleo parcamente, con el fin de que la capa no pierda poder aglutinante. El manchado se puede dejar secar por completo o se puede seguir trabajando inmediatamente.
 
2.      Tras el manchado, se aplica la pintura la óleo tal como sale del tubo o escasamente diluido con trementina. Mientras que la pintura superior tenga menos trementina que la inferior, suele ser una técnica segura. El peligro está en colocar sobre una capa pura de óleo —más grasa— capas de óleo disuelto en trementina —menos grasa— que puede tener el peligro de agrietamiento. Existe un problema con los colores grasos —generalmente los oscuros— que no toleran disoluciones con trementina, si debajo hay color sin disolver: se suelen agrietas.
 
 
Pintura por capas utilizando un medio

También es habitual que el artista en vez de trementina exclusivamente emplee un medio.
 
1.   Se comienza con el manchado disuelto en trementina y se deja secar.
 
2.      En las siguientes capas se elige un medio para disolver las capas. Lo interesante del medio es que seque lo antes posible además de que no amarillee. Se va avanzando simplemente utilizando siempre el mismo medio. El artista no tiene que preocuparse de cuántas capas ha realizado o si ha aplicado más en una zona o en otra. Cualquier medio soporta dos o tres capas sin tener que graduar su nivel graso.
 
 
 
Pintura por capas utilizando un medio graduadamente

En esta técnica, también muy clásica, interviene la graduación progresiva de capas. Se tiene en cuenta el famoso principio de «pintar graso sobre magro», es decir que las capas superiores sean más flexibles que las inferiores. Para ello, se aplica una capa disuelta con un medio, en la siguiente capa se disuelve la pintura con el mismo medio pero más con-centrado —más graso— y así sucesivamente. En la pintura por capas se deja que cada una se seque al tacto. En este tipo de técnicas, al elegir el medio se requieren que tenga dos cualidades: que no amarillee y que se seque lo antes posible. Los pintores antiguos hicieron «malabares» buscando medios que secaran rápidamente, de ahí surgieron el aceite espesado al sol, los aceites cocidos con secativos, la incorporación de resinas, etc. Sin embargo, cuando surge la pintura directa lo que interesaba era alargar el secado y de ahí surgieron los medios de secado lento.
 
1.   En primer lugar se suele empezar con un manchado disolviendo la pintura con trementina. Se deja secar.
 
2.   Se elije a continuación un medio confeccionado por el propio artista o comercial, pongamos el caso de que se va a usar aceite de linaza «Stand Oil», barniz de damar y esencia de trementina. Si el artista va a realizar tres capas de pintura, ha de preparar graduadamente tres disoluciones del medio, cada uno en un tarro distinto.
 
3.   El tarro n.º 1 será en que tenga menos medio —menos graso—. Pintará diluyendo con el medio n.º 1 y dejará que la capa se seque.
  
4.   Para la siguiente capa, preparará el tarro n.º 2, con algo más de medio. Con el medio n.º 2 pintará y la dejará secar.
 

5. La última capa la realizará con el medio aún más concentrado, el n.º 3. Pintará con el n.º 3 y la dejará secar. De esta forma ha creado una pintura en tres capas garantizando que cada una es más grasa que la anterior.
 
6.   Si va a emplear un medio comercial, puede hacerlo del mismo modo: el n.º 1 disuelto con una cantidad de trementina, el n.º 2 con algo menos y el n.º 3 sin diluir, tal y como lo presenta el fabricante. La preparación de varios tarros con diferentes concentraciones de medio es la opción más cómoda, sabiendo en todo momento qué proporción contiene cada tarro y empleando las mismas proporciones para todas sus obras.
 
7.   Si pinta más esporádicamente y no desea realizar distintos tarros, puede emplear un método más simple de graduación de capas, pero menos exacto. Primero prepara una concentración baja del medio —llamémosle n.º 1—. Para la siguiente capa, solo tiene que añadir al n.º 1 un poco de medio con un cuentagotas —digamos 15 o 20 gotas—, pintará y la dejará secar. Para la siguiente capa añadirá otras 15 o 20 gotas, pintará y dejará secar, y así en sucesivas capas. Tiene la garantía de que cada capa es algo más grasa. Es una estimación a ojo, pero igualmente válida. El problema que presenta este método es que puede que se le gaste el medio en mitad de la obra o se derrame y no sepa cuál era la última concentración, simplemente porque va a ojo. También ocurre que el medio se va gastado y al añadir más medio usted puede estar engrasándolo en exceso. Este último proceso se puede realizar igualmente con un medio comercial.
 
 
 
Pintura opaca aplicando veladuras finales

En esta técnica el cuadro se trabaja con pintura opaca, en una capa o en varias graduadas, pero al final del cuadro usted desea perfeccionar los tonos mediante la aplicación de veladuras.
 
1.   Ha de pintar la obra de forma casi definitiva. Empieza con el manchado, después aplica la pintura definitiva. En la pintura definitiva puede elegir realizar la obra con una sola capa o con varias capas disolviendo con los medios que haya elegido. En todo caso la pintura se ha realizado con pintura opaca sólida. Ahora, antes de aplicar las veladuras, es imprescindible que el cuadro esté seco.
 
2.      Para las veladuras ha de elegir los «medios para glacis» —veladuras—, los medios alquídicos, los productos comerciales indicadas por el fabricante para dicho fin o las recetas de autores de prestigio. En un recipiente, como por ejemplo un platillo o una paleta de acuarela con huecos, disuelve el medio con un poco de óleo. La disolución quedará más bien «aguada». Con el cuadro en posición horizontal, aplicará la veladura con un pincel de pelo suave, eligiendo el tamaño del pincel con relación a la dimensión de la zona a cubrir. La veladura es similar a extender en la técnica de la acuarela un lavado transparente. Una vez extendida, hay que homogeneizar la superficie, para que no se noten charcos, cortes de color. Para ello, lo más simple es hacer pasadas inmediatamente con un pincel en forma de abanico de pelo suave y pequeño. La veladura hay que dejarla secar con el cuadro en posición horizontal. Ya una vez seca, puede aplicar otra con el mismo método.
 
3.      La veladura se puede aplicar sobre una pintura con superficie completamente lisa, pero también tiene un gran atractivo aplicarlas sobre superficies con textura. La veladura se incrusta en las huellas de las pinceladas o en las irregularidades y produce efectos sorprendentes.
 
 
 
Pintura aplicando aditivos para lograr texturas

Las texturas son elementos de configuración habituales en algunas obras al óleo. Cuando se van a emplear texturas muy exageradas en un cuadro es mejor utilizar un soporte rígido de madera o similar. El secado de pintura al óleo con texturas exageradas puede durar muchos años.
1.   El método clásico de hacer texturas es con abundante pintura al óleo. Se aplica con pinceles de cerda dura e irregular o con espátulas. La técnica es muy simple, pero tiene sus inconvenientes: una pasta muy espesa de óleo puro tiende a deformarse, cambiando aleatoriamente el aspecto que habíamos dejado. Además, las capas amplias y espesas se suelen partir.
 
2.      Se puede subsanar el problema de los agrietamientos si la textura se hace en varias capas. Se aplica una capa de textura media, se deja secar, se aplica otra encima, se deja secar y así sucesivamente. Con este método se obtiene una estructura más firme.
 
3.      Si se tiene más prisa, se puede mezclar el óleo con «pasta para pintar» puesta a la venta por todos los fabricantes con distintas denominaciones. Se trata de una pintura al óleo hecha con resinas o aceites sintéticos, acrílicos o alquídicos, que no tiene pigmento si no una carga traslúcida. La pasta se mezcla aproximadamente a partes iguales con el color al óleo y se genera rápidamente más masa de pintura. Estas pastas hacen que el color se seque con una estructura más permanente, de manera que el empaste no se deforme.
 
4.      Otra opción es emplear «blanco de fondo». Es una pintura blanca de secado rápido. Se seca aproximadamente en la mitad de tiempo que una pintura al óleo normal. Aunque se puede mezclar con los colores, se usa independientemente. Tras el dibujo, se aplican las texturas usando el blanco de fondo, se deja secar y luego se pinta con óleo. Es simplemente aplicar un relleno antes de pintar. El problema es que las texturas no las obtenemos directamente, sino que requiere una planificación. El método es similar a aplicar un óleo definitivo sobre un óleo de base, de fondo.
 
5.      Existen otras pastas que no son óleos, como por ejemplo «pasta para modelar». También cada fabricante tiene su denominación. En este caso tras el dibujo se aplica la pasta para modelar, cuando está seca se pinta encima con óleo puro. La pasta para modelar es en realidad una imprimación pero en forma de muy espesa, no es una pintura al óleo. Suele ser una resina acrílica con una carga y pigmento. Las pastas para modelar debe aplica varias capas si desea un relieve muy exagerado, pues puede agrietarse.
 
6.      También se logran texturas añadiendo cargas a la pintura al óleo. Las cargas son sustancias sólidas en forma de polvo que tienen la cualidad de no pigmentar y de ser inertes, es decir, que no reaccionan químicamente con los pigmentos. Entre las cargas se encuentra en sulfato de calcio, el polvo de mármol, la piedra pómez, el litopón, el espato pesado, la arena… Las cargas se pueden emplear de dos formas. Se mezcla la carga con el óleo en la paleta y, después, se aplica con pincel o con espátula. También se puede aplicar una capa de óleo y espolvorear la carga —sobre todo en el caso de arenas, piedra pómez encima de dicha capa. Si va a emplear arena o tierra tiene que lavarla previamente. Eche la arena en un recipiente y remuévala. Cambie el agua y remueva varias veces. Después ponga la arena extendida y déjela secar. De esta forma tendrá una arena o tierra más purificada.
 
7.      Los antiguos maestros, según algunos autores, para hacer texturas al óleo se servían de temples. De esta forma creaban pastas más resistentes. En la actualidad nos podemos servir del óleo alquídico, que seca muy rápidamente y sobre él pintar al óleo. También se pueden mezclar ambas pinturas.
 
 
 
Pintura aplicando blanco al aceite de linaza

En la pintura al óleo el color blanco está compuesto de aceite de adormideras o de cártamo, en la actualidad los fabricantes ofrecen a los artistas blancos al aceite de linaza para subsanar sus inconvenientes.
 
1.   Suponemos que vamos a realizar una obra en varias capas: manchado, primera y capa final. El problema del blanco desleído con aceite de adormideras es que no debería ir debajo de capas de aceite de linaza, ya que el aceite de linaza es más secativo y se pueden producir grietas.
 
2.   Por tanto, como en el manchado suelen emplearse colores de tono algo más claro mezclado con blanco, emplearemos el de aceite de linaza, aunque tenga un tono algo más amarillento. Este manchado se hará parco en trementina y se dejará secar.
 
3.   En la primera capa se seguirá empleando el blanco al aceite de linaza pero quizás con un medio.
 
4.   En la capa final, ya se puede emplear el blanco al aceite de adormidera que es mucho más blanco que el de linaza, habiéndonos asegurado una base técnicamente estable.
 
 
© 2006 Miguel Antonio Fernández Fernández
Todos los derechos reservados incluidos los de reproducción y copia total o parcial.


Mega meta name tagas: técnicas de pintura al óleo, técnicas mixtas de pintura al óleo, pintura al óleo puro, pintura al óleo directo directa, pintura al óleo alla prima, pintura al óleo en una sola capa, pintura al óleo graso sobre magro, pintura al óleo secativos, pintura al óleo por capas por etapas, pintura al óleo a la esencia de trementina, pintura al óleo con aceite stand oil, pintura al óleo con veladuras glacis, pintura al óleo con texturas, pintura al óleo con blanco al aceite de linaza,
 

 
 
 
  Total 380316 visitantes (681261 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=